baldeo de calles con agua a presión en Madrid

BALDEO DE CALLES CON AGUA A PRESIÓN EN MADRID

El baldeo de calles con agua a presión en Madrid es un servicio que no se debe confundir con el riego de calles, destinado a humedecer las calles y evitar el exceso de polvo. El baldeo de calles consiste en un tratamiento con agua a presión de las calles con el objetivo de desincrustar los residuos depositados que son arrastrados por la corriente de agua hacia la red de alcantarillado para su posterior tratamiento. Se produce por tanto una limpieza efectiva y rápida.

 

Baldeo de calles con camiones cisterna en Madrid

En las poblaciones de Madrid, es habitual desde hace muchos años ver el baldeo de las calles mediante mangueras conectadas a la red de riego, sin embargo la proliferación de camiones cisterna ha permitido que este servicio aumente su efectividad debido a la facilidad de operativa que ofrece un camión cisterna circulando al mismo tiempo que realiza el baldeo con agua a presión.

Los camiones cisterna que disponemos en ARZAM que realizan este servicio están específicamente diseñados para esta función, siendo obligatoria su insonorización para evitar que sea molesto para el entorno. Estos camiones cisterna se caracterizan por su alta funcionalidad y por su versatilidad para realizar operaciones de riego y baldeo de calles peatonales, zonas residenciales y jardines sin perturbar el medio ambiente.

 

Características de los camiones cisterna

Entre sus características funcionales destacan:

Capacidades de almacenaje de agua : De 6.000 a 15.000 litros
Cuadro de mandos: Neumático / control mediante PLC.
Bomba de presión: 30m3/h – 6 bar.
Baldeadores: Frontales 1 juego de 2 boquillas con orientación neumática.
Variaqua: Sistema de caudal automático en función de la velocidad.

 

Camiones cisterna para baldeo de calles en Madrid

Los camiones cisterna son muy importantes en la labor que realizan las empresas de desatrancoslimpieza de tuberías y limpieza de fosas en Madrid.

Este tipo de camiones tiene como función básica la recogida, almacenamiento, transporte y descarga de agua.

Existen diferentes tipos de camiones cisterna en función de su capacidad de almacenamiento de agua, así podemos tener camiones desde los 1.000 m3 hasta los 20.000 m3 de almacenamiento. El material de la cisterna puede ser chapa vitrificada interiormente, aluminio u otras aleaciones ligeras, plástico, acero inoxidable e incluso caucho.

Las cisternas deben ser absolutamente estancas para evitar vertidos y para evitar fuerzas de oleaje durante el movimiento del camión en carretera, llevan provistas unas barreras cuya finalidad consiste en frenar el movimiento del líquido en sentido longitudinal.

Para realizar su función correctamente, los camiones cisterna incorporan bombas compactas que requieren una gran versatilidad de trabajo para poder acceder a sitios de difícil acceso y aspirar o expulsar agua según sea necesario. Éstas bombas suelen llevar un motor hidráulico y sus capacidades de bombeo pueden ser de 60 m3/h hasta 1600 m3/h.

camión cisterna Madrid

CÓMO SE REALIZA UN DESATASCO DE UNA TUBERÍA CON UN CAMIÓN CISTERNA

¿Cual es la función de un camión cisterna?

Un camión cisterna es un tipo específico de camión que se utiliza para realizar servicios de desatascos de tuberías y limpiezas de pozos ciegos o fosas sépticas mediante el uso de agua a presión. 

Se compone de una cuba de gran capacidad de almacenamiento de agua, dividida en 2 partes, una para el agua limpia y otra para el agua sucia. Las capacidades de la cuba son variables, desde 1500 hasta los 15.000 litros aproximadamente.

 

¿Cómo funciona?

Los camiones cisterna funcionan de una forma muy sencilla:

Por un lado, mediante una bomba de aspiración, que coge el aire de dentro de la cuba creando así un flujo de aspiración de agua capaz de aspirar grandes cantidades de agua sucia ( incluso lodos muy espesos )  y dirigirla hacia la cuba.

Por otro lado, existe una bomba que impulsa agua a alta presión desde dentro de la cuba y que es eficaz para eliminar atascos en las tuberías.

En este caso, el agua a presión se introduce en las tuberías, mediante mangueras en cuyo extremo se colocan toberas especiales, que  provocan chorros de agua de diferentes formas y espesores para según que tipo de desatascos y que por su forma aplanada y pesada son desplazadas por el interior de la tubería arrastrando todo lo que encuentran a su paso junto con el agua y que es recogido después por el sistema de absorción que hemos comentado anteriormente.